EL GATO Y SU COLA, felicidad.

Un gato grande vio cómo un gatito pequeño trataba de pescarse la cola y le preguntó:

¿Por qué tratas de pescarte la cola de esa forma?

El gatito dijo:

He aprendido que lo mejor para un gato es la felicidad y para mí la felicidad es mi cola. Y por eso la persigo y trato de pescármela, cuando la pesque habré logrado la felicidad.

El gato viejo le dijo:

Hijo mío, yo también le he prestado atención a los problemas del universo, yo también he pensado que mi cola era la felicidad. Pero me he dado cuenta de que cuando la persigo se me escapa y cuando voy haciendo lo que tengo que hacer, ella viene detrás mío por dondequiera que yo vaya.

 

Beatriz Figueroa ( Tus zonas erróneas- Wayne W.Dyer).

Deja un comentario