Hablar con un adolescente.

Una de las cosas que más descoloca a un adulto es la conversación con un adolescente.
Mientras nosotros estamos preocupados por el trabajo, nuestra economía, sus estudios, su futuro, los problemas con la familia, la política. Ellos están enfrascados en su cuerpo, su acné, sus amigos, los you tubers…
¿Pero cómo se van a entender dos personas que hablan en distinto idioma y encima ninguno hace nada por entender al otro?
Mi hijo no me cuenta nada.
No hay quien le entienda.
No le importa nada.

Las pocas veces que nos interesamos verdaderamente por sus asuntos, nos aterrorizan las respuestas y acabamos emitiendo juicios, dando consejos, ordenando.

Somos un auténtico peñazo.

Si quieres comunicarte, hazlo en su idioma.

#NoLosEntiendeNadie

Foto de El Rubius.

Deja un comentario