Líder Coach. Guiar vs jefear.

IMG_0536.PNGHoy os voy a hablar un poquito de qué es coaching y de que es también un líder de los tiempos modernos y no el típico jefe pirata al que venimos estando acostumbrados.

 ¿Qué es el coaching?

“Proceso de entrenamiento personalizado y confidencial que cubre el vacío existente entre lo que eres ahora y lo que deseas ser.”

Talaine Miedaner.

Consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño: Consiste en ayudarle a aprender en vez de enseñarle.

John Withmore.

  • ¿Es un método nuevo?

Para nada, el coaching moderno lleva más de 30 años en la palestra y en las organizaciones, más incluso que algunas de recientes teorías psicológicas.

Deriva de la pregunta Socrática, ya empleada hace más de 2000 años, con la cuál el profesor iluminaba al discípulo a través de la pregunta.

  • ¿Es un método directivo?

Se trata de un acompañamiento no directivo. Dirigir implica evaluar y decidir por la otra persona, en el coaching se trata de que la otra persona decida el camino a seguir, asumiendo así la responsabilidad de sus éxitos y fracasos.

En los métodos directivos se facilitan soluciones o tareas que limitan a las personas, en el coaching se busca desarrollar las capacidades personales a través de la auto-iluminación.

Nadie mejor que uno mismo para saber qué y cómo ha de hacer las cosas.

  • ¿Qué tiene de especial?

Tiene de especial la escucha activa, la pregunta poderosa, la cesión de la responsabilidad y el enfocarse en las fortalezas para conseguir así desarrollar las cualidades y capacidades más débiles.

  • ¿Qué tiene el líder-coach?

El LC no es un superhombre, es alguien que sabe apoyar a los demás dando lo mejor de sí mismo, sin ego. Hacen y dicen lo adecuado.

Ser entrañable, ser optimista, ser positivo, ser perspicaz, saber escuchar y hablar, ser técnico, ser árbitro, ser coherente, ser artista.

(Habilidades del coach según Sandy Villas).

  • ¿Cuáles son los elementos básicos del nuevo líder en la empresa?

1.- Análisis de la realidad.

¿Qué está pasando ahora, ¿Cuál es mi situación actual?, ¿Qué es lo que quiero conseguir?.

Hay actualmente jefecillos y jefecillas que no se pispan de ná…

2.- Consciencia.

Solo podemos cambiar aquello que conocemos, solo tenemos control sobre lo que conocemos.

¿Ojos que no ven corazón que no siente? Sorry, eso en la empresa moderna no funciona.

3.- Comunicación.

Los demás no son adivinos, la única manera de expresar nuestro mundo y conocer el mundo de los demás es a través de la comunicación. El lenguaje genera realidades.

¿El jefe está de morros? uy, uy, uy…

4.- Escucha activa.

Escuchar no es lo mismo que oír. La calidad de lo que podemos decir y transmitir en referencia a otra persona, depende de la calidad de lo que hemos escuchado y percibido procedente de esa otra persona. A más escucha, más calidad.

Pululan jefes y jefas que se deleitan más escuchando su propia voz, el eco resonante de la autoridad entre 4 paredes, que escuchando las verdaderas quejas de sus empleados, que son las que harían mejorar el entorno laboral y por ende comercial.

5.- Creatividad.

Encontrar nuevas soluciones a problemas ya existentes, conectar cosas.

Incluso quedan jefes por ahí que creen que la creatividad es cosa de gente de bellas artes, perro flautas y parlanchines que no trabajan. HORROR!!!!!

6.- Pensamiento sistémico.

Ser capaz de ver las relaciones entre las personas, tener conciencia de cómo funciona el grupo y sobre todo llegar a dilucidar cuál es la mejor posición para cada persona en la empresa.

7.- Responsabilidad.

Ceder la responsabilidad a la otra persona, para que pueda así ampliar sus límites, hacerse cargo de sus fracasos pero sentirse poseedor de sus éxitos.

Hacerlo todo no significa ser responsable, significa ser un prepotente que cree que los demás no valen. Fiscalizar cada movimiento sólo conduce al hastío y la desmotivación de los trabajadores.

8.- Acción.

Sin acción no hay cambio. Los sueños, suelos son.

Menos hablar y más actuar.

De nada sirve que un superior/a plantee mil cosas si al final no se hace ninguna, este es otro de los grandes errores ya que sólo genera frustración y desengaño en el entorno.

9.- Objetivos y resultados.

Plantear objetivos Smart que ayuden a la persona a ampliar su zona de confort y medirlos, ya que lo que no se mide no se evalúa.

Estos objetivos implican un saber hacer y luego implican un arduo seguimiento para culminar en una recompensa o reconocimiento del esfuerzo y del resultado, no es tarea fácil.

 

Normalmente, trato de evitar las palabras “tengo que” o “tienes que” o “deberías”, ya que son palabras y frases, dictámenes que implican obligación y por ende provocan malestar y desagradabilidad. Pero en este caso chicos y chicas he de deciros que, efectivamente, el líder actual, tiene que tener absolutamente todas estas cualidades o capacidades anteriores, sin saltarse ni una y dando por hecho que sólo la práctica las mantiene al día.

“El éxito de cualquier compañía depende de las personas que las componen”.

 

Vamos a partir de dos cosas en la empresa:

1.- Hay líderes.

2.- Hay equipos.

“Soy un  líder”

 

Rol del líder-coach en la empresa:

 

1.- Transmitir confianza y seguridad.

 

2.- Saber diagnosticar situaciones.

 

3.- Gestionar el cambio.

 

4.- Concretar acciones.

 

5.- Motivar, acompañar, sacar lo mejor.

 

6.- Superar obstáculos.

 

7.- Otorgar coherencia.

 

8.- Informar.

 

Un líder es un controlador de incertidumbre. Es la persona que parece o da la impresión de saber por donde hay que ir.

 

 

 

“ Somos equipo”

 

Reglas del equipo:

 

1.- La manera más rápida de llegar a un lugar, no es la línea recta.

Para dirigirse de A a B, a veces hay que dar un pequeño rodeo. Si quieres conseguir algo de los tuyos, la confrontación directa suele ser mala compañera, prueba a hacer cosas nuevas!

 

2.- No se toca una flor sin que se perturbe una estrella.

Cada uno de tus movimientos y cada una de tus palabras están generando expectativas y realidades que producirán cambios en los tuyos. Permanece atent@.

 

3.- Ojo a la exclusión, crea vínculo.

Si pretendes expulsar a alguien o hacer el vacío, que sepas que el vínculo de esa persona con sus compañeros y con la empresa se fortalecerá. Como debe ser. Las cosas se pueden hacer de otra manera.

 

4.- El empleado viene con su sistema.

Las estúpidas frases de “los problemas se dejan en casa” o “no mezcles lo personal con lo laboral”, hoy no funciona. Cada emplead@ tiene su mundo y sus sistema personal, obviarlo y negarlo sólo hará que se acreciente y que se cree malestar. Soluciona el problema emocional in situ para que los tuyos puedan rendir al máximo. En la mayoría de los casos, una escucha SINCERA sirve para solucionarlo.

 

5.- El sistema prevalece sobre los individuos.

No creas que eres imprescindible, ni tu ni nadie. El sistema empresarial seguirá funcionando a pesar de ti o contigo, es más, el sistema encontrará la manera de suplir tu lugar y caminar hacia el equilibrio.

 

6.- Todo objetivo tiene dentro el impedimento.

Piensa como hacías de niñ@. ¿Tienes un problema de determinadas características?. Fácil, dentro de esas caacterísticas está la que te ayudará a resolver el nudo.

 

7.- Buscar la mejor posición. (mirar desde lejos).

Para ti y sobre todo para los tuyos. ¿Eres capaz de practicar la empatía y otear el horizonte desde lo alto?. Cambia de perspectiva a la hora de mirar, cambiando de posición, de asiento, de lugar.

 

8.- El rendimiento tiene que ser reconocido.

Cuando alguien consiga algo, por pequeño que sea, reconócelo, al menos de manera verbal y SINCERA.

 

¿A que se debe el fracaso pues en la mayoría de las empresas?

 

La falta de liderazgo de los directivos y la escasa gestión de los recursos humanos, incapacidad para gestionar el talento. (Algunos y algunas creen que el brillo de los subordinados apagará el escaso fulgor que les queda…).

 

 

Errores Comunes:

  • No necesito cambiar. “Yo lo hago de puta madre”.
  • Tener miedo a perder el control. “¿Y si le cedo algo de control y me la lía?”.
  • Infravalorar el potencial. “Esta no puede, no vale”.
  • Solo cambio estructural. “Venga vamos a pasar a este de aquí para allá y las mesas van a mirar hacia las ventanas”.
  • Expectativas milagrosas. “Lo quiero para ya”.

 

 

Para terminar:

 

La clave es la confianza, si no crees en tu equipo, nadie lo hará por ti.

 

Las empresas inteligentes retienen el talento.

 

Con el equipo que tengamos, haremos lo mejor.

 

El primero que tiene que tener confianza es el que dirige.

 

Como líder del grupo, una de tus misiones será sacar lo mejor de cada uno y para ello necesitas que se sientan confiados. Puedes ayudarles trabajando los siguientes puntos:

 

  • Sus fortalezas. ¿Qué es lo que hace esta persona mejor que las otras?
  • Sus áreas de mejora. ¿Qué es lo que hace esta persona peor que otras?
  • Su foco de atención. ¿Qué esta pensando esta persona?

 

 

Los valores son nuestra identidad:

 

Igual que estableces objetivos de venta para alcanzar los resultados, para fomentar los valores necesitas establecer objetivos que definan la actitud, educación y filosofía que intentas transmitir en tu grupo. Estos segundos son objetivos relacionados con la convivencia, el saber estar y saber ser dentro del grupo. Son tu huella, definen tu calidad como líder, tu personalidad y tu humanidad.

 

Complementa tu liderazgo con los valores:

  • Educar con el ejemplo.
  • Respeto: Establece normas.
  • Tolerancia a la frustración. Si solo inculcas en la obtención del objetivo, los niveles de frustración serán muy altos.
  • Tener límites.
  • Asumir responsabilidades.
  • Sentimiento de pertenencia.
  • Filosofía Kaizen. Trabajo en equipo y mejora continua.

 

Gracias de nuevo.

Espero que os guste.

 

Beatriz Figueroa Pérez.

Coach personal.

 

Deja un comentario