Manual Primeros Auxilios Fracaso Amoroso.

Manual Primeros Auxilios Fracaso Amoroso.

adiosQuerid@s amig@s:

Si os acaban de dejar el corazón hecho un trapo, felicidades.

Para todos y todas aquellos y aquellas que seguís intactos, lo siento. Esto es como el sarampión, cuanto más tardes en pasarlo…peor será.

Cuando somos dejados y dejadas, por mucho que nos hayan estado avisando del tema, quedaremos chafados y chafadas.

Generalmente habremos estado haciendo oídos sordos a nuestro instinto y raciocinio y habremos estado haciendo uso de un optimismo fulgurante pensando que todo va genial.

Ir va, pero al precipicio.

Optimismo fulgurante, que evidentemente, tras la ruptura se convierte en un pesimismo recalcitrante que nos lleva a pensar cosas como; nadie me quiere, nunca jamás voy a volver a tener una pareja, mi vida ya no tiene sentido, he estado perdiendo el tiempo durante los últimos 40 años de mi vida, se ha reído de mí y no me ha querido ni un solo día, le doy pena a todo el mundo…

Ideas absurdas que no valen para nada bueno, que sí, que tienen una intención positiva que es que te hundas al máximo y los demás te curen, pero que en definitiva hay que desterrar y subirse a la ola de la remontada.

Que te dejen, amigos, no es una enfermedad; la enfermedad ya pasó, la enfermedad ha sido esa relación que no iba a ningún sitio, esa relación en la que la otra persona no te quería o lo que es peor, en la que no querías a la otra persona (algo de eso siempre hay). Ahora llega la aventura más chula de tu vida, la mejora continua, la libertad, el amor propio y el verdadero disfrute. Ahora llega la recuperación, la rehabilitación, el dar gracias pro haber salido de esta. ¿No te lo crees?, eso es que hace poco que te han dejado, dentro de unos meses, te aseguro que cambiarás de opinión.

movilVoy a compartir algunas de las cosas que he aprendido de estos procesos, propios y ajenos, para que puedas disfrutar de una vez por todas de ti mism@:

1- La tristeza es una emoción que sentimos cuando perdemos algo y es de las mejores!

Si, si, si, la tristeza es de p.m. Duele pero te hace quererte tanto al final del proceso que darás gracias a Dios por haberte dado cuenta de lo poco que te querías y haberle puesto freno.

Es una buena y valiosa emoción, ya que te ayuda a sanar y fortalecerte para la alegría que vendrá.
Cuando estamos tristes podemos: salir a pasear, hablar con amigos, ver pelis, leer, escuchar música, llorar y patalear. Lo que te pida el cuerpo, que es muy sabio.

No hay que pretender eliminar la tristeza, seguramente estes realmente triste unos pocos días en lo que es “esta larga vida”, con lo cual siéntela a tope, por desagradable que sea. Llora todo lo que quieras, es terapéutico.

Es un momento único para recogerte contigo mism@ y cuidarte, valorarte, amarte y darte cuenta de lo que realmente quieres, en tu vida y en tus futuras relaciones.

Como ejercicio práctico, coge papel y lápiz y apunta cada día, durante al menos el primer mes de corazón pisoteado, tres cosas positivas que te hayan pasado en el día. Si no las hay, te las inventas!

Ejemplo: 

1- Hoy me he sentido guapa. (Claro, has adelgazado esos tres kilos que te sobraban).

2- Hoy he ido a comer con mis amigas. (Claro, por fin te has dado cuenta de la importancia de cuidar la amistad).

3- Hoy me he comprado un cachorro. (Claro, ahora los caprichos son para ti).

2- Como ha habido una pérdida, tiene que haber un funeral.

Cuando nos quitan algo, esperamos recuperarlo y por ello nos enfadamos.

Cuando perdemos algo y es para siempre, nos entristecemos.

Por este motivo cuando te dejan, al cabo de unos días, te pillas un cabreo del 15, aún piensas que puedes volver. Al cabo de un tiempo, espabilarás y te darás cuenta de que has perdido tu juguete, no tu media naranja (eso es una creencia super-limitante basada en hechos no reales) y lo que harás será llorar.

Bueno, que sepas que el cuerpo humano está preparado para casi cualquier cosa, el enfado y la tristeza son emociones que te están ayudando a integrar y superar el cambio. Están adaptando tu cuerpo para tu nueva situación y el cuerpo, que es super sabio, lo integrará y superará y tu serás aún mejor de lo que eres, eso seguro.

Dale tiempo al cuerpo. Aproximadamente 6 meses a 1 año, dependiendo de lo que te empeñes en fisgonear su vida actual. A mayor intromisión menor curación, así de simple. Como canta Sabina:

“19 días y 500 noches”

Por supuesto, eliminación de su contacto y fotos del móvil, facebook, correo electrónico y más. Avisa a tus amigos de que no quieres saber absolutamente nada de él o de ella.

Como ejercicio práctico, coge papel y lápiz:

Escribe una carta de despedida, escribe los pros y contras de tu relación, anota todos tus errores los cuales ya no vas a cometer más, guarda las cosas que ya no sirvan, entierra de momento las fotos y regalos y contacto cero vida mensaje, carta, teléfono…

Lo peor que te puede pasar al ser dejado o dejada, es que no aprendas nada de lo que te ha pasado.

3- Es un momento para ponerte guapa no; guapísima o guapísimo.

Se pierden 4,5 kilos en una ruptura, come sano y bebe mucha AGUA!!!, pero aprovecha el
momento para estilizarte yendo al gym o a caminar.

Nena te vas a poner buenorra. Nene te vas a poner cachotas.

Por fin, ha llegado el momento de darte el valor que tienes, eres poderos@ y vales mucho, llegó el momento de quererte.

Las personas atraemos a las personas afines a nosotr@s, cuanto mejor estés contigo mism@, mejores cosas te pasarán, tu única tarea es procurarte felicidad.

Como ejercicio práctico, coge papel y lápiz:

Haz un inventario por este orden de; todas las cosas guays que has hecho en esta vida, todas los sitios que has visitado, toda la gente que has conocido, todo lo que has aprendido y todas las cualidades que te definen.

Haz una foto de ti mism@ en este momento que te muestre todo lo que vales y todo lo que vas a mejorar en un futuro.

4- Ponte algún objetivo.

Dicen que el mejor remedio contra la tristeza, es aprender algo nuevo.

Apúntate a inglés, sal a cenar aun sin ganas, vete de viaje, ahorra para un bolso caro…haz tricot, un puzzle…

Hacer cosas nuevas sana, hacer deporte sana, ponerte una dirección sana y lo que más sana de todo es coger las riendas de tu vida y hacer lo que te de la gana!!! Ahora puedes!!!

El que no sabe a donde va, no llega a ningún sitio.

Como ejercicio práctico, coge papel y lápiz:

Anota todas esas cosas que has querido hacer siempre y aún no has hecho y ponles una fecha.

Viajar, comprar algo carísimo, conocer más gente, cambiar de trabajo, todo lo que te enfoque es positivo.

5- Haz Mindfulness.

Seguramente, si te acaban de dejar, quieras salir de esta situación lo antes posible.

No te apures, esto va a durar, lo que tiene que durar, no corras porque por mucho que patalees vas a ir a la velocidad que tu cuerpo te permita, con lo que: relájate y disfruta.

No voy a hablar aquí del poder de la meditación que es total. Pruébala.

Como ejercicio práctico:

Siéntate cada día delante del portátil, del ordenador o del móvil y entra en you tube. Busca un vídeo de Mindfulness, (hay millones y de duración variada) y ponte a respirar.

Te ayudará a calmarte, permitirá que fluyan las emociones, te percibirás con más claridad, en fin, facilitará el proceso en gran medida.

6- Tontea.

Tontea si, mucho, todo lo que te de la gana. Ahora eres libre y no estás atad@ a nadie y por supuesto no tienes porque quedar bien con nadie.

La felicidad nace de uno mismo, esta etapa ha de servirte para aprender a ser feliz estando solo o sola. Solo así aprenderás a generar tu propia felicidad.

Pero, la verdad que tontear te subirá la moral que no veas y te permitirá sentir que aún tienes chispa.

Tómate tu tiempo, meses, para estar solo o sola, no te lances ni loc@, a liarte con gente y buscar otr@ novi@, eso generalmente genera peores relaciones que la anterior.

Pero tontear si vale.

7.- Encuentra a alguien que pueda y sepa escucharte.

Es casi lo más importante, después de empezar a quererte a ti misma o mismo de verdad, está el encontrar a alguien con quien puedas desahogarte y expresarte como eres. No vale cualquiera.

Cuando pasas por algo así, todos tratarán de ayudarte y de cortar tu sufrimiento lo antes posible.

Unos lo harán sacándote de copas aunque no te apetezca, otros lo harán hablándote mal de tu ex, otros lo harán presentándote a todo bicho viviente, otros no dejarán que les hables de tus penas…todos y todas lo harán con buena intención, pero no todos los medios y consejos funcionan.

Funciona encontrar a alguien que tenga el valor y la sabiduría de aguantar tu chaparrón, a veces será un amigo o amiga y otras veces alguien conocido que haya pasado por lo mismo. Si no tienes a nadie así a tu alrededor, puedes acudir a un terapeuta, será el mejor dinero invertido de tu vida.

Conclusión:

Si te has leído este artículo entero, primero gracias y segundo enhorabuena, esto quiere decir que ya has empezado a tomar las riendas de tu vida y eso, es lo mejor del mundo. Por fin vas a decidir por ti mism@, lo que quieres en tu vida. Has empezado con la biblioterapia, que también existe, leer acerca de lo que te está pasando te ayudará muchísimo, sobre todo los blogs de las personas que han pasado por lo mismo que tú.

La tristeza, aunque no te guste mucho es una sana emoción, disfrútala cuanto puedas, siéntela sin intentar eliminarla, estás triste y punto, saldrás de ella siendo mejor persona y sabiendo más acerca de ti mismo o misma. Ten esto presente para cuando te vengas abajo, recuerda que ya no estás enferm@, estás en el proceso de rehabilitación.

Lleva constancia de tu proceso, volverás a tener pareja, volverás a reír a carcajadas y pasarlo genial, volverás a tener sexo (seguro que mejor que el que tenías) y te querrás más. También, seguramente encuentres una persona nueva (deja de enumerar cuantos solteros o solteras viven cerca de ti) que te haga feliz de verdad y que te merezca.

En cuánto dejes de darle vueltas a la idea volver, comenzarás a superarlo.

Lo peor que te puede pasar es que de esto no aprendas nada y que encima dejes que tomen decisiones por ti. En una relación de pareja que se va al traste, no hay un único culpable.

Tanto tu, como la otra persona habréis hecho muchas cosas mal; celos, apatía, rutina, gritos, peleas, desdén…trata de nos buscar culpables, trata de aprender de todo aquello que has hecho de manera errónea e inútil, asumiendo tu parte de responsabilidad, para que la próxima vez lo evites.

¿De qué te han servido los celos?

¿De qué te ha servido tratar de cambiar a la otra persona?

¿De qué te ha servido decirle lo que tenía que ponerse?

¿De que te ha servido tratarla mal?

¿De qué te ha servido ir de víctima?

Son cientos de preguntas que puedes realizarte, la próxima vez, cambia la manera…

Un saludo y un abrazo.

Gracias de nuevo.

Beatriz Figueroa.

Coach personal.

Share

Deja un comentario