Nadie es realmente culto, si no sabe leer su propio corazón.

Educar con Inteligencia EmocionalUno de los primeros y más prósperos aprendizajes que nos distingue como seres emocionalmente inteligentes es la escucha activa:

De una parte una persona poniendo todos los medios a su alcance para comunicar lo que siente y quiere.

De otra parte otra persona o personas centrando su atención para poder comprender lo que se les quiere transmitir.

Este aprendizaje determina en mayor o menor medida la capacidad para alcanzar una vida plena.

Beatriz Figueroa Pérez y Cristina López López, utilizamos la Psicología, el coaching, la inteligencia emocional, el mindfulness y la PNL, con un único objetivo:

Ayudar a las mamás y papás a fortalecer la educación que brindan a sus niñ@s.

A este objetivo le hemos puesto el nombre de “bebambu”.

Seguramente si rebuscaís en vuestro interior hallaréis una motivación que podrá más o menos resumirse en “ser el mejor padre que pueda ser” y “ser la mejor madre que pueda ser”, la nuestra es la misma “que seas el mejor padre que puedas ser” o “que seas las mejor madre que puedas ser”.

Para ello hemos creado un curso anual, adaptado como actividad extra-escolar, dividido en módulos y una serie de talleres para adultos y otros para niños, más especificos.

Identificamos un salto vertiginoso y real entre lo que la realidad exige a nuestros menores hoy en día y lo que realmente obtienen, no hay malas intenciones pero sí faltan medios.

– Problemas en la edad adulta, derivados de la infancia.

– Fracaso escolar.

– Conflictos de comunicación.

– Falta de motivación y autoestima.

– Problemas de conducta.

– Problemas de aprendizaje.

Que pretendemos en las clases con los niños?

Favorecer su autoconocimiento y aumentar su motivación, enseñarles habilidades sociales y de resolución de conflictos y comunicación, mejora paulatina del comportamiento en clase y en casa.

Que pretendemos con sus papás y mamás?

Ofrecerles información acerca del origen de los problemas con sus hijos, entrega de pautas de actuación, técnicas autorregulación, mejorar la comunicación con sus hijos.

La inteligencia académica No es suficiente para alcanzar el éxito profesional, no garantiza la felicidad ni el éxito en la vida cotidiana.

La inteligencia emocional, aporta las habilidades sociales, el control de los sentimientos y emociones, perseverancia, autodisciplina, responsabilidad y empatía.

La disposición emocional del alumnado determina su habilidad para aprender.

La inteligencia emocional no tiene edad y es educable, se aprende a través de la práctica y la experiencia.

Según la educación actual, al terminar la ESO, los niñ@s han debido de alcanzar una serie de competencias además de los contenidos académicos, como son:

. Lograr su realización y desarrollo personal.

. Ejercer debidamente la ciudadanía.

. Incorporarse a la vida adulta de forma plena.

Lo consiguen?…

Lo hemos conseguido nosotros?…

Ayer tuvimos la suerte y la oportunidad, otra vez, de presentarnos en Cacabelos.

Agradecemos enormemente esta oportunidad a los miembros del AMPA por su asistencia e interés y al Ayuntamiento de Cacabelos por los medios prestados.

Contaros que una de las madres nos expuso el caso de un maestro que ayuda a sus niños a hablar en público ante sus compañeros, dándoles margen para hacerlo a su manera y tiempo, por ejemplo sentarse en la mesa para sentirse un poco más seguro.

Esta anécdota a parte de emocionante y rica en sentimientos tiene nombre, se llama “ayudar al niño a salir de su zona de confort”, escuchar sus necesidades para acompañarle en su desarrollo sin obligarle a lanzarse al vacio antes de tiempo,  y es uno de los aprendizajes de nuestro cursos.

Si como adulto quieres desarrollar este tipo de competencias y comportamientos no tienes más que ponerte en contacto con nosotras.

Ayudemos a nuestros hijos y alumnos en su desarrollo.

Ya sabes, si estás interesad@ en conocernos, no tienes más que escribirnos a los diferentes medios en los que nos movemos!!!

Gracias, gracias, gracias.

 

Beatriz Figueroa Pérez.

 

 

Deja un comentario